DESINSECTACIÓN

Los insectos son portadores de enfermedades y contaminan todo lo que tocan. Cuando el número de insectos sobrepasa el umbral de tolerancia, pueden convertirse en un problema, tanto para empresas como para particulares. Además, la simple presencia de un simple insecto puede llegar a malograr la imagen de una empresa.

La desinsectación pone solución a estos problemas, ya que tiene como objetivo el control y la eliminación de los insectos.

¿Qué es? Es la prevención y el control de todo tipo de insectos, comunes o voladores, como cucarachas, chinches, hormigas, avispas, abejas, moscas, mosquitos, pulgas… mediante métodos físicos o químicos.

¿Cuál es nuestro método de trabajo?

Lo primero que realizamos es un diagnóstico e inspección de la zona afectada para determinar el tipo de insecto, la cantidad y el origen de la plaga. A continuación, establecemos el tratamiento óptimo para cada caso. A partir de ahí, el personal cualificado se encarga de utilizar el equipamiento y los productos homologados idóneos para resolver cada situación con éxito.

¿Por qué es necesaria?

La desinsectación es necesaria para prevenir todo tipo de enfermedades provocadas o transmitidas por los insectos. También es conveniente cuando la presencia de insectos puede llegar a malograr la imagen de una empresa.